«No se acomoden a este mundo, por el contrario transfórmense interiormente con una mentalidad nueva, para discernir la voluntad de Dios, lo que es bueno y aceptable y perfecto.»

 

(Rom 12, 2)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios